Plantón extiende crisis a los más pobres

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Las acciones de presión emprendidas por el magisterio oaxaqueño cumplen tres semanas y, tras varios intentos por buscar acuerdos con el gobierno, este ha fallado, por lo que permanece el plantón en el centro capitalino, desencadenando estragos en la economía de la población.

Las manifestaciones no solo dejan pérdidas para la mayoría, también hay quien aprovecha para hacer su agosto en pleno junio.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Trabajan uno de cada 10 niños en México. Son 2.2 millones laborando ilegalmente
CFE monopoliza licitaciones en Oaxaca. Marginan a empresas de trabajos públicos
Por atención deficiente: 23 denuncias contra trabajadores de Servicios de Salud de Oaxaca
A la baja ingresos para urbaneros

Jorge Luis Matías “ya no la ve llegar”, su jornada comienza a las 6 de la mañana con la esperanza de recoger durante el día los tres mil pesos que entrega a su patrón entre combustible y cuenta, lo que sobre, es su pago.

“En temporada normal, sin bloqueos, marchas ni plantones, nos va muy bien, pues lo menos que ganamos son entre 600 y 700 pesos; pero la situación para nosotros desde hace mucho ya no es la misma, Oaxaca está de cabeza, con tanto desmadre apenas sacamos, si bien nos va, 300 pesos diarios y en días sin clase la cosa se pone peor”, dijo.

Hoy, Jorge que es el sostén de su familia, enfrenta no solo la crisis que le provocan acciones como la de los profesores, sino la nula oportunidad en Oaxaca de encontrar un empleo que le permita una vida digna.

Egoísmo magisterial

Para Alfonsina Gutiérrez, el paro magisterial significa un enorme desequilibrio económico pues debe pagar de forma extraordinaria a una persona quien cuide a la pequeña.

A tres semanas de iniciadas las movilizaciones magisteriales, Alfonsina ya debe el total de su próxima quincena, pues ha tenido que pedir prestado para poder solventar los gastos que no tenía considerados.

Y es que, para ella que vive sola con su pequeña hija, el hecho de que ésta no vaya a clases le crea un gran conflicto.

“Trabajo de 8 a 15 horas, una vecina recoge a mi hija la cuida un ratito; pero cuando no hay clases debo contratar a una señora que cobra 100 pesos diarios por cuidarla, gano 700 a la semana, llevo mil pesos invertidos para el cuidado de mi nena porque no hay clases, réstale pasajes y alimentos, ando bien endeudada”, acusó.

Los ganones

Contrario a Jorge y Alfonsina, para Marcos Peralta y Sonia Hernández el plantón ha sido una oportunidad de “ganarse una lanita extra”.

Marcos argumenta que decidió hacer de un problema una oportunidad; por ello, en vez de enojarse porque los maestros se plantaron frente al local que ocupa su oficina, decidió rentarles el baño.

“Si van a estar aquí al menos que paguen cuota, al día no me va mal, pues por lo menos unas 30 veces utilizan el servicio de 5 pesos, échale cuentas”, comentó.

Para Sonia Hernández la historia no es distinta, pues dice que para ella un plantón o manifestación que implique la presencia de mucha gente, es negocio.

“Casi no hay chamba, yo solo tengo la secundaria y dos hijos que sostener, así que cada que hay algo aquí preparo tortas y agua de sabores y me jalo con mis cajas a venderles a los manifestantes, llego a vender hasta 100, a 15 pesos, a mi si me conviene”, puntualizó.

Entre la crisis de unos y la oportunidad de otros, la movilización magisterial amenaza en prolongarse por lo menos una semana más.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Tags: