La incómoda presencia británica en la Eurocámara

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La semana que viene, el 22 de mayo, expira el plazo fijado por el Consejo Europeo para que el Reino Unido ratifique el acuerdo de salida de la UE si no quiere participar en las elecciones al Parlamento Europeo (del 23 a 26 de mayo). Y a una semana de que venza ese período de gracia, el Reino Unido ha asumido que no podrá aprobar el acuerdo en el plazo, lo que obliga a los británicos a celebrar unos comicios europeos tres años después de haber votado en referéndum la salida de la Unión Europea.

La aparentemente inevitable presencia de 73 eurodiputados en Estrasburgo amenaza con enrarecer el arranque de una legislatura que ya se prevé muy compleja, con una mayor fragmentación del Parlamento y un previsible ascenso de las formaciones antieuropeas.

La decisión del Consejo Europeo que aplazó el Brexit del 29 de marzo al 31 de octubre deja meridianamente claro en su punto 11 que “los actuales mandatos de los miembros de las instituciones, órganos y organismos de la Unión designados, nombrados o elegidos en relación con la pertenencia del Reino Unido a la Unión cesarán en cuanto los Tratados dejen de aplicarse al Reino Unido, a saber en la fecha de retirada”.

Si se cumple el nuevo calendario, el 1 de noviembre los diputados británicos se marcharán de la Cámara europea de manera automática, siguiendo los mismos procedimientos que cuando un eurodiputado pone fin a su mandato de manera voluntaria (por voluntad propia, porque ha sido nombrado para un cargo en su país o porque logra un escaño en el Parlamento nacional, por ejemplo).

En una decisión anterior, de junio de 2018, el Consejo ya había establecido también el reparto de los escaños que dejará vacantes el Reino Unido. 46 puestos se eliminan y la Cámara pasará de 751 a 705 eurodiputados. 27 escaños se repartirán entre varios Estados miembros, entre ellos, España, que pasará de 54 a 59 asientos. La decisión prevé que si el Reino Unido sigue siendo miembro de la UE el 2 de julio, el relevo se hará cuando el Brexit sea efectivo. Mayor objeto de reflexión política es la propia presencia y perfil de los eurodiputados británicos mientras ocupen sus escaños.

Los británicos elegidos ocuparán el escaño con plenos derechos, según confirma el Parlamento Europeo. Y mantendrán esa condición hasta que se produzca el Brexit. En teoría, los eurodiputados británicos podrían aspirar a cualquier cargo dentro de la estructura parlamentaria, que se renovará a partir de la constitución del Parlamento el próximo 2 de julio. En juego, no solo la presidencia sino también las vicepresidencias, las presidencias de grupo, las presidencias de Comisiones parlamentarias y otros puestos clave en el funcionamiento del día a día de la institución.

Fuentes del Parlamento recuerdan que los conservadores británicos ya se apartaron voluntariamente de sus responsabilidades poco después del referéndum de 2016. Y aunque los laboristas se mantuvieron muy activos el resto de la legislatura (hasta la última sesión de mediados de abril), algunos ya han indicado su intención de mantenerse discretamente al margen en la próxima legislatura.

El cuadro se completará probablemente con una nutrida representación del Partido del Brexit de Nigel Farage, que según los sondeo dará un gran empuje a la bajada eurófoba.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.